Finger food: grandes platos en pequeños bocados | Olivetto®
21238
post-template-default,single,single-post,postid-21238,single-format-standard,bridge-core-2.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode_grid_1300,side_menu_slide_from_right,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

¿Conoces el finger food?: aprende sobre esta tendencia gourmet basada en los detalles

No se trata de pasabocas, tapas o snacks. El finger food es un concepto en sí mismo. De hecho, es todo el arte de transformar preparaciones tradicionales en porciones pequeñas, pero con un toque vanguardista (Directo Al Paladar, 2004).

Es decir, no se trata de achicar, sino de reinterpretar y presentar de una forma chic tus preparaciones. No importa si son dulces o saladas, la idea es que se puedan comer con los dedos y sin mucha complicación de cubiertos o platos. ¡Los foodies los amamos!

Todo comienza en los bares clandestinos de Estados Unidos

Las leyes que prohibían la venta de bebidas alcohólicas en Estados Unidos en 1920 son el antecedente del finger food PBS (Avery, 2013).

Sin embargo, con la prohibición la gente no dejó de beber, sino que lo hacía a escondidas en bares clandestinos instalados en los sótanos. Pronto los dueños se dieron cuenta de que era necesario ofrecer algo de comer para evitar que los clientes salieran muy ebrios (Avery, 2013).

Inspirado en los canapés franceses nació el finger food: bocadillos fáciles de comer de pie y con una mano, ¡porque en la otra se sostiene la bebida! (Avery, 2013).

¿De qué hablamos cuando hablamos de finger food?

El finger food es algo especial: debe mantener un halo gourmet, pero combinado con simplicidad. Hay que decirle adiós a los formalismos y abrazar la creatividad (Guía Catering, 2013).

Estos deben prepararse siguiendo la filosofía de los sentidos, es decir, deben ser agradables al tacto, gusto, olfato y vista. Y es que algunas de sus características son (Guía Catering, 2013):

  • Que su presentación debe ser muy atractiva.
  • Debe haber variedad de texturas, sabores y presentaciones. La mesa debe parecer sacada de las películas de comida.
  • Como se comen con la mano, no deben servirse muy calientes.

Ocasiones donde puedes armar un menú finger food

El finger food es un menú que debes pensar para eventos en los que quieras que los asistentes interactúen entre ellos (Lozano, 2019). Pues algunas veces la formalidad de una cena o comida hace que las personas solo se relacionen con los que tienen cerca.

Para decidir si este tipo de menú es el adecuado, debes tener en cuenta el perfil de los asistentes y pensar si se sentirán cómodos comiendo con las manos.

¡A nosotros nos encanta la practicidad! Y encontramos que servir finger food es perfecto para:

  • Ver los partidos de futbol.
  • Presentar a tu pareja.
  • Baby shower y cumpleaños.
  • ¡Navidad!
Finger food: grandes platos en pequeños bocados

Ideas de preparaciones de finger food

Aprender a cocinar finger food puede ser sencillo si partes de alguna idea previa. Para una reunión de amigos, lo ideal es presentar entre 8 y 10 alimentos variados y calcular entre 5 y 7 porciones por persona (Directo al Paladar, 2014).

Te recomendamos, además, utilizar nuestro aceite de oliva Olivetto® no solo para resaltar el sabor de las ensaladas, sino también para macerar carnes, agregarlo en sopas, hacer postres y ¡hasta en los cocteles!

Ahora, estas son algunas preparaciones que puedes incorporar:

  • Cremas, espumas y ensaladas en pequeños vasos.
  • Comida en palo como brochetas de verduras, carne, mariscos o frutas.
  • Mini cazuelitas con guisos.
  • Sándwiches fríos.
  • Comida presentada en cucharas de diseño. Por ejemplo, puede ser un bocado de arroz.
  • Canastitas dulces y saladas.
  • Tartas dulces y saladas.

El límite para hacer un buen menú de este estilo es tu creatividad. Solo recuerda auxiliarte de tu aceite de oliva favorito para que todas las preparaciones queden deliciosas.

REFERENCIAS.