Comida mediterránea: cómo incluirla en tu dieta | Olivetto®
18416
post-template-default,single,single-post,postid-18416,single-format-standard,bridge-core-2.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,side_menu_slide_from_right,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Conoce la comida mediterránea, características e ingredientes más comunes

El Mediterráneo, lugar de origen de la exquisita comida mediterránea, morada de Zeus y otros dioses. Un paraíso que es cuna de uno de los placeres gastronómicos más apetecidos en el planeta. ¡Acompáñanos a descubrir un mágico lugar en donde el pasado y presente se pueden degustar en su maravillosa cultura culinaria!

Comida mediterránea: hummus

Cuando alimentarte se vuelve un arte

La comida mediterránea es como una pintura llena de colores y texturas, un delicioso cuadro que dan ganas de pegarle un mordisco.

Además, lo maravilloso de esta gastronomía es que no solo sabe bien, sino que también te hace sentir bien.

Por ejemplo, los pescados y mariscos son muy apetecidos por sus grasas insaturadas omega-3, esto se debe a que pueden ayudar a disminuir los triglicéridos y mejorar tu salud cardiovascular (Mayo Clinic, 2019a).

El “sabroso” Tridente de Poseidón

Al igual que los dioses de la mitología, existe una gran variedad de sabores. Sin embargo, por lo general, la comida mediterránea es famosa por tres elementos: la oliva, el trigo y la uva.

Dependiendo del plato que pruebes, algunos ingredientes que no pueden faltar en esta apetecida gastronomía son la albahaca, el romero, el azafrán, el orégano, el ajo, el pimentón, el perejil, el tomillo, el laurel, la pimienta, el cilantro, el eneldo o la menta, sabores y complementos son también bastante comunes.

Países que conforman la comida mediterránea

España, Portugal, Francia, Italia, Grecia, Malta, Marruecos, Turquía, tienen toda una gastronomía bastante variada.

Todos esos países comparten platos y elementos comunes que, a la hora del brunch, almuerzo o cena, deleitan los paladares de los habitantes de estas hermosas tierras.

Entre los platillos más típicos de esta sublime gastronomía se encuentran la ensalada griega, el shakshuka  marroquí, el hummus libanés, el falafel, el cuscús árabe y, claro está, la exquisita paella española.

Y hablando de vino…

Desde su aparición hace miles de años —gracias al dios Baco—, el vino vino para quedarse en esta gastronomía (El mundo.es, 2020).

Y es que no solo ameniza los momentos alrededor de esta comida, también se considera saludable —con moderación, claro está— por sus beneficios cardiovasculares (Mayo Clinic, 2019b).

Es por esto que siempre lo verás en la mesa al estar disfrutando una de estas deliciosas preparaciones del mediterráneo.

El aceite de oliva, ¡un imperdible!

En cualquier exquisitez mediterránea que se respete, aparte del vino y del trigo, el aceite de oliva es uno de sus ingredientes más emblemáticos.

Por su sabor y propiedades saludables, este “oro líquido” es el elemento ideal para las frituras o aderezos.

Ensaladas, mariscos, pestos, pastas, quesos, arroces, carnes y hasta postres. Los habitantes del mediterráneo lo usan casi en todo.

No cabe duda: tienen una fascinación con este néctar del olimpo. Un delicioso ingrediente que tú también puedes utilizar en tus preparaciones caseras o mediterráneas.

¿Mediterraneamos con un delicioso Avgolemono?

Anímate a darle a tu paladar nuevos y deliciosos sabores. Te presentamos una sencilla preparación mediterránea: Avgolemono o sopa griega de pollo con limón (Gastronomía&Cia, 2010).

Ingredientes para 2 porciones:

Preparación:

  1. Pon en una olla con agua el pollo (ya troceado) y las zanahorias (en rodajas) y cocina a fuego bajo o lento por aproximadamente una hora.
  2. Luego retira el pollo y las zanahorias y pon todo a enfriar en un plato o recipiente. Separa una taza grande (500ml) del caldo para más adelante.
  3. ¡Ojo, no botes el resto del caldo! Ponle sal al gusto y hiérvelo. Luego añádele el arroz, tapa la olla y cocínalo a fuego lento por 20 minutos.
  4. Ahora bate los huevos y agrégales el jugo de los dos limones. Bate otro poco más hasta que quede espumoso.
  5. Ahora coge el caldo que separaste previamente y agrégalo a la mezcla de los huevos y del jugo de limón y bate constantemente por varios minutos, así evitarás que se cuaje.
  6. Listo, una vez hayas hecho eso puedes verter esa mezcla en la olla con el arroz.
  7. Ahora añade el eneldo picado, revuelve bien y pon de nuevo la olla a cocinar de 5 a 10 minutos más, pero no dejes que hierva.
  8. Finaliza agregando el pollo, las zanahorias, una cucharada de Olivetto® y revuelve una vez más.
  9. Sirve, agrégale pimienta al gusto… ¡y buen provecho!

Ahí lo tienes. Una cultura gastronómica que es considerada como una de las más apetecidas del mundo.

Además de los ingredientes anteriormente mencionados, no olvides otro elemento esencial que nunca te debería faltar en tu recetario: hacer siempre de tus comidas un ritual para compartir en familia o con tu parche de amigos.

¡Buen apetito y saborea más la vida!

REFERENCIAS