Oliva: Conoce las 7 variedades más populares | Olivetto®
17709
post-template-default,single,single-post,postid-17709,single-format-standard,bridge-core-2.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,side_menu_slide_from_right,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

¿Eres fan de la oliva? Te contamos cuáles son las 7 variedades más conocidas y en qué preparaciones se usan.

La oliva, también conocida como aceituna, no solamente es el acompañante ideal para muchas bebidas y preparaciones. Es, ante todo, un universo de sabores y colores por descubrir. ¿Quieres conocer sobre sus variedades y características? Sigue leyendo porque después de saber lo que tenemos que contarte, vas a convertirte en un experto en olivas.

En la variedad está el placer

Antes de continuar, debes saber que es un alimento muy nutritivo. Cuenta con cerca de un 70% de contenido de grasas monoinsaturadas (Redacción, 2018). Estas grasas son consideradas como saludables y beneficiosas para tu cuerpo.

Las aceitunas son fuente natural de vitaminas como A y C. Estas promueven el mantenimiento de los tejidos y suben las defensas. Además, aporta minerales como el hierro y el sodio que fortalecen tu organismo (ABC Bienestar, 2020).

La oliva y sus variedades

El Consejo Oleícola Internacional calcula que de todos los tipos de aceituna que existen, 139 variedades que se cultivan en 23 países son las que representan el 85% de la producción mundial.

90% de las aceitunas que se cosechan en el mundo se destinan a la producción de aceite de oliva. El otro 10% se procesa y comercializa como aceitunas de mesa (Dawson, 2020). Así como sucede con las uvas y el vino, las variedades de oliva imprimen un sello único de sabor y aspecto a los aceites que se elaboran con ella.

Ahora sí, a lo que vinimos. Te contamos los datos más característicos de las aceitunas y los tipos de aceites que se producen con ellas.

Picual

De acuerdo con Olive Oil Times (2019), en los últimos años, el 30% del aceite de oliva producido en el mundo se hizo a partir de aceitunas picual. Esto es posible gracias a que cuenta con un alto contenido de aceite: entre el 20% y el 27%.

El aceite de este tipo de aceituna es popular por su alta estabilidad a la oxidación, lo que hace que tenga una mejor resistencia a las altas temperaturas cuando se cocina. Lo puedes reconocer porque es espeso y con un sabor frutal. Se distingue por un sabor a hoja de olivo, algo picante y amargo.

Oliva picual

Arbequina

Oliva arbequina

Es una variedad de aceituna originaria de Palestina. Sin embargo, su cultivo es muy popular en Cataluña y Alto Aragón, en España. Con esta aceituna se producen aceites delicados al gusto, que van muy bien con ensaladas y verduras.

Además, tiene aromas a manzana verde y pasto recién cortado. Si bien el aceite que produce se caracteriza por un gusto dulzón, puede tener algunas notas picantes (El Mundo, 2020).

Hojiblanca

Se le conoce así por el color blanquecino de sus hojas y se caracteriza por su resistencia a la sequía. Por su versatilidad, esta aceituna se usa para hacer aceite y para comer en la mesa.

Tienen un sabor particular muy similar al de la alcachofa y a plantas aromáticas. Así que se trata de una mezcla dulce, ligeramente amarga y algo picante al final (Corral 2020).

Oliva hojiblanca

Cornicabra

Oliva manzanilla sevillana

Los aceites que se obtienen de esta oliva son ideales para darles más sabor a las papas y a los pescados. Esta variedad de aceituna también es conocida como osnal, corniche o cornezuelo. Cuando está en cosecha temprana, su sabor es potente y se asemeja al del tomate, las almendras verdes y la rúcula.

Al tenerlo en tu boca, podrás experimentar una mezcla de sabores picante y ligeramente amargo muy agradable al gusto. Cuando está más madura, se torna más aromática y suave (El Mundo, 2020).

Royal

Esta variedad se caracteriza por un color que tiende al rojo y por su forma alargada. Además, cuenta con bastante pulpa en su interior. Los aceites que se producen a partir de ella son generalmente dulces con toques frutados muy característicos (Vázquez, 2020).

Oliva morisca

Oliva manzanilla sevillana

Su nombre se inspira en el lugar en donde más se produce: Sevilla, España. Se usa principalmente para servir en la mesa como aceituna. Sin embargo, también se usa para hacer aceites gracias a su alta concentración de ácidos oleicos.

Su aceite se caracteriza por un sabor de frutas de nivel medio, contiene algo de picante y ligero amargor. Se conoce también por sus aromas a almendra, hierba e higuera.

Morisca

Esta variedad se adapta muy bien a los terrenos con poca agua, la sequía y la tierra pobre en nutrientes. Además, sus aceitunas son de un gran tamaño, por lo que se utilizan para realizar aderezos y se mezclan con especias a la hora de servir la comida.

Lo mejor de esta aceituna es que posee un alto rendimiento en la producción de aceite. Los aceites de esta aceituna son dulces y con notas muy características que se asemejan a la fruta (Aceites de Oliva de España, 2020).

Para los gustos los sabores. Independientemente de la variedad con la cual se haya hecho el aceite, lo que importa es que lo uses para darle más sabor a tus preparaciones. El aceite de oliva es tu aliado ideal para hacer más ricos tus platos.

Además, no solamente es delicioso, sino que también te hace bien. Así que anímate a redescubrir su sabor y disfrutarlo como parte de tu dieta.

REFERENCIAS

Artículos de tu interés